Lionel Messi fue determinante, como tantas otras veces, y marcó ayer su gol número 500 en su carrera en el Barcelona, que le ganó por 2-1 a Sevilla, del director técnico argentino Jorge Sampaoli, para continuar a la expectativa de la línea del líder Real Madrid, al desarrollarse la undécima fecha de la Liga española de fútbol.
El astro rosarino convirtió el empate provisorio de los dirigidos por Luis Enrique, a los 43 minutos de la primera etapa, cuando los blaugranas peor la pasaban.
Ese tanto en el estadio Sánchez Pizjuán representó el festejo 500 con la camiseta del Barcelona (469 tantos en encuentros oficiales, 31 en amistosos).
Pero en la segunda etapa, el crack del seleccionado argentino (llegará a Buenos Aires mañana para jugar la doble fecha de eliminatorias ante Brasil y Colombia) entregó una magistral asistencia para que el delantero uruguayo Luis Suárez marcara el 2-1 definitivo, cuando se cumplía el minuto 16.
Los dos goleadores del Barcelona en la tarde de Sevilla son, puntualmente, los dos máximos artilleros del campeonato, con ocho conquistas cada uno.
Además de Lionel Messi también jugó Javier Mascherano, quien vio la tarjeta amarilla en tiempo de descuento.
Sevilla, que jugó mejor durante la primera etapa, se había puesto en ventaja con un tanto de Vitolo.
En el equipo dirigido técnicamente por Jorge Sampaoli jugaron como titulares Franco Vázquez (ex-Belgrano de Córdoba) y Luciano Vietto (ex-Racing), mientras que Joaquín Correa (ex-Estudiantes de La Plata) entró a poco del final.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia