El equipo argentino campeón de la Copa Davis tuvo este martes un recibimiento con honores en su regreso al país, en donde fue llevado en caravana desde el aeropuerto de Ezeiza hasta el Obelisco y la Casa Rosada, lugar donde fueron recibidos por el presidente de la Nación, Mauricio Macri, y hasta salieron a saludar al balcón. El arribo de la delegación argentina, comandada por el capitán Daniel Orsanic y los tenistas Juan Martín Del Potro, Federico Delbonis, Guido Pella y Leonardo Mayer, se produjo poco antes de las 9:00.
El primer contacto en tierras argentinas de los jugadores fue con sus familiares y amigos más cercanos, en una sala VIP y previo a la conferencia de prensa que brindaron en la terminal C del Aeropuerto internacional 'Ministro Pistarini'. Allí, los 25 integrantes de la delegación, juntos, ingresaron con la indumentaria oficial y los tenistas, más el capitán Orsanic y el subcapitán Mariano Hood, portaron sus trofeos individuales, réplicas de la Copa Davis que antes de fin de año estará en el país hasta septiembre de 2017.
Luego de las preguntas de rigor, los tenistas salieron a saludar a los cientos de personas que se acercaron al lugar y enfundados con gorros blancos y celestes saltaron y cantaron con ellos por la obtención de un título inédito para las vitrinas del deporte blanco. Luego subieron a un ómnibus descapotable para unir por la autopista Ricchieri, y luego la 25 de Mayo, el trayecto que separó la estación aérea y la Casa Rosada.
Al paso del ómnibus con los jugadores por el Obelisco y la avenida Corrientes, la gente que estaba en las calles los vitoreó, les sacó fotos y les agradeció el logro obtenido.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia