Los hinchas salteños volvieron a abrazar con su calidez a River Plate, como sucedió siempre, históricamente, cada vez que los de Núñez pisan la ciudad de Salta, un escenario que les sienta cómodo y en el que se convierten indefectiblemente en locales, como en el Monumental, como en su casa.
Alrededor de 500 hinchas de River de la capital y los alrededores recibieron en la noche del sábado al plantel del Muñeco Gallardo, cuando arribó en micro desde el aeropuerto Martín Miguel de Güemes hasta el Hotel Sheraton, donde se encuentra alojado el grupo a la espera del encuentro de la noche del domingo ante Estudiantes de San Luis.

Embed

Fuegos artificiales, banderas y bombos fueron parte del cotillón de los hinchas, que a medida que el micro se acercaba a destino intensificaban sus cánticos, muchos de ellos apelando a la emotividad y el recuerdo a un año de la obtención de la última Copa Libertadores, pero que también tenían como destinatario a Boca Juniors, el “abandono” y el recordado episodio del gas pimienta.
Sin embargo, así como muchas veces se habló de la apatía de las estrellas foráneas para con el público de estos lares, esta vez se debe remarcar que los jugadores de River y su entrenador (por lejos, el más ovacionado) fueron agradecidos con los hinchas y devolvieron esa calidez bajándose del micro y caminando hacia las vallas de contención para firmar autógrafos, camisetas y acceder a las selfies con los fanáticos. Alrededor de 20 minutos estuvieron los futbolistas interactuando con el público, en una destacada muestra de gratitud.
Los salteños desataron una auténtica locura monumental y esta tarde le pondrán el broche esperado a la fiesta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia