La lluvia de goles de la Argentina ante Paraguay tuvo la presencia de Sergio Agüero, de cabeza, (centro del mejor Di María en el certamen) y del ingresado Gonzalo Higuaín, no hicieron más que ratificar el bueno momento del seleccionado argentino que se perfila como el gran candidato a ganar la Copa América para actualizar el calendario, recuperar la confianza y para que esta generación de jugadores no pase inadvertida y cerrar de alguna manera la herida con la final perdida en el Mundial Brasil 2014.
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia