Los All Blacks entraron este martes en una dura fase de preparación para el partido del debut del Mundial de rugby, el domingo en el estadio londinense de Wembley, contra Los Pumas. Los neozelandeses pusieron un alto a sus actividades promocionales que constituían una parte importante de sus primeros cuatro días tras su llegada a Londres y ahora solo centran su atención en Argentina.
"Fue un entrenamiento muy completo, con algunos golpes y moretones", dijo el wing Julian Savea, añadiendo que pese a la intensidad no hubo lesiones.
El back Colin Slade afirmó que la frustración de no tener un entrenamiento en condiciones durante varios días era evidente. "Durante un par de días, estuvimos haciendo actos promocionales. Los chicos no pudieron tocar una pelota de rugby", dijo. "Fue una práctica muy física, con contactos y fue bueno salirse de esa dinámica", añadió.
Los All Blacks saben por experiencia que los partidos ante Los Pumas no son fáciles, debido al fuerte pack argentino. En el último Mundial, en cuartos de final en Auckland, los Pumas se pusieron por delante por 7-6, antes de caer por 33-10.
"Van a salir con su clásico espíritu de lucha. Lo esperamos y solo necesitamos manejar bien la situación", explicó Slade.
Por otra parte, el centro Maa Nonu, que retrasó un día su viaje desde Nuevo Zelanda para recuperarse de una fiebre, afirmó estar bien y participó de forma completa en el entrenamiento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia