La selección de Nueva Zelanda se consagró campeona del Mundial de Rugby 2015, disputado en Inglaterra, tras vencer en la final al combinado de Australia por 34-17. Se trata del tercer título de la historia para los All Blacks en Copas del Mundo y el segundo de manera consecutiva, tras imponerse en la edición del 2011 en su país.

Los All Blacks mostraron todo su poderío desde el inicio y, apoyados en la velocidad y potencia de sus forwards, se pararon en ofensiva y amenazaron el ingoal de los australianos. El gran manejo de pelota de los neozelandeses los puso en varias ocasiones cerca del try en el comienzo del partido, aunque no lograron concretar por la férrea defensa que impuso el rival.

Los penales fueron la forma que ambos equipos encontraron para abrir el marcador. Dan Carter adelantó a Nueva Zelanda, mientras que Bernard Foley igualó. Carter volvió a poner en ventaja a los de Negro con dos patadas, a los 26 y 35 minutos, que lograron destrabar un partido que se había emparejado.

El vigente campeón del mundo iba a golpear en dos momentos claves para conseguir una ventaja fundamental. Los tries de Milner-Skudder (conversión de Dan Carter) y de Ma'a Nonu, a los 38 minutos del primer tiempo y uno del segundo respectivamente, pusieron en jaque a Australia.

Sin embargo, cuando los Wallabies parecían derrotados, iban a encontrar los espacios para acercarse con peligro en el marcador. A los 52', David Pocock selló su try y Foley amplió la cuenta con una conversión. Once minutos más tarde, Kuridrani fue el encargado de apoyar en el ingoal para poner el marcador 21-17.

Cuando Australia presionaba y la victoria de los All Blacks quedaba en suspenso, Dan Carter apareció con un drop salvador para tranquilar a los neozelandeses. El apertura iba a aumentar su cuenta personal sobre los 74', con un nuevo penal, y el try de Barrett (conversión de Carter) iba a sellar la consagración de Nueva Zelanda

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia