Sí, sí, eso fue Atlético Mitre. Y quedará en la historia, porque cayó de pie, entregando el alma, el corazón, emocionando a más no poder.
Vaya tamaña despedida, con todos sus hinchas y todos los espectadores presentes en el estadio Padre Martearena aplaudiendo a rabiar a los jugadores de Mitre, que tras el partido volvieron a la cancha con el torso desnudo y el corazón a flor de piel para retribuir los aplausos.
Sí, los árboles mueren de pie.
Como este Mitre que dejó todo en la cancha, jugando con valentía, con audacia, que se puso tres a cero arriba, enmudeciendo a los miles de hinchas que vinieron a alentar a Concepción F.C., y que no especuló ni cuando al final se quedó sin piernas, como en el partido de ida.
Un inmenso Mauricio Pegini no solo voló por los aires de manera espectacular para tapar dos pelotas de gol de los tucumanos, sino que fue el primero en hacer de poner de pie a algunos de sus compañeros que cayeron exaustos cuando finalizó el encuentro.
Porque como en el partido de ida, las piernas no respondieron al final. Pero sin reproches, hay que reconocer que estos chicos de Mitre no son futbolistas profesionales, son chicos que vienen del amateurismo, que varios todavía juegan al fútbol y trabajan. Pero tienen grandes condiciones y de hecho que con una adecuada preparación van a lograr sus objetivos.
Pero ayer disputaron una final, emocionante, de principio a fin, porque el ciclón se puso rápidamente en ventaja y porque después, cuando ya estaba tres a cero arriba, Alfaro primero y Barrionuevo después estuvieron cerca del cuarto. Y vaya ese final, impactante, inolvidable, por la reacción de Concepción F.C., por el desesperado aliento de los hinchas salteños. Y por ese final que les partió el corazón a los hinchas de Mitre, pero que más allá de las lágrimas sacaron pecho porque vieron que su equipo es un árbol duro de derribar.
El resultado, más allá de que ganó el ciclón, no alcanzó.
Concepción F.C. se llevó el ascenso, pero este Atlético Mitre se quedó con la grandeza y con un lugar en la historia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia