El plantel del seleccionado argentino de futsal regresó esta mañana al país luego de su histórica consagración en el Mundial de la especialidad Colombia 2016.
Con el título mundial bajo el brazo ya en el país, el plantel que comanda Diego Giustozzi visitó al presidente de la República, Mauricio Macri, al mediodía. El encuentro se dio en la quinta de Olivos y el mandatario nacional les dedicó algunas palabras y, luego, recibió una camiseta firmada por los héroes del futsal argentino.
Pero Mauricio Macri se dio un gusto ante la mirada de los presentes al patearle un penal a Nico Sarmiento y el resultado fue exitoso. Eso sí: el mejor arquero del mundo (premiado por la valla menos vencida) no le puso mucha resistencia al disparo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia