Alí era todavía Cassius Clay cuando le tocó enfrentar el 25 de febrero de 1964 a Sonny Liston en Miami. Liston era por entonces el boxeador más temido del momento, puesto que ostentaba el título de campeón de la Asociación Mundial de Boxeo y del recién fundado Consejo Mundial de Boxeo.
Embed
Previamente al esperado evento, Clay recurrió a la provocación fuera del cuadrilátero. Llamó al campeón mundial "oso horrible" y hasta se atrevió a mostrar una trampa para osos fuera de su casa. Además, el día de la ceremonia del pesaje oficial le gritó que era un "vago" y que se lo "comería vivo", entre otras ofensas.
Clay había presagiado que ganaba la pelea en el octavo round, pero solo le bastaron seis para vencer a Liston. Acto seguido, el nuevo campeón mundial bailoteó en el cuadrilátero, se dirigió a las cuerdas y empezó a gritar al público y a los periodistas: "¡Tráguense sus palabras!".
Embed
Cuatro años más tarde Alí se vio conmovido frente al inolvidable Oscar "Ringo" Bonavena. El 7 de diciembre de 1970 casi pierde ante el voluntarioso y parlanchín argentino, quien acarició la gloria cuando con dos poderosos golpes tuvo sentido al fenómeno estadounidense, que se sobrepuso al mal trance y ganó el combate por nocaut en el 15º asalto.
Un año después Alí protagonizó su primer combate contra Joe Frazier, dueño del título. El 8 de marzo de 1971 el campeón ganó por decisión unánime y dejó sin invicto a Alí; pese a todo, Frazier no disfrutó la victoria, pues la pelea había sido tan brutal que ambos terminaron en el hospital. La revancha se dio el 28 de enero de 1974. Alí ganó por la misma vía y ese triunfo lo convirtió en principal retador de George Foreman.
Embed
Don King se ofreció para la promoción del esperado evento, pero ambos contendientes pedían la elevada suma de $5 millones de dólares para firmar el contrato. Imposibilitado por no tener parte del dinero por adelantado, un intermediario convenció al presidente de la República Democrática del Congo, para patrocinar la pelea y de paso promocionar al país en el extranjero.
La pelea se desarrolló en Kinshasa el 30 de octubre de 1974 ante 60.000 espectadores. El ataque sobre el cuerpo de Alí era brutal; finalmente, en el octavo asalto Alí atacó con una combinación de golpes que noqueó a Foreman y lo despojó de los cetros y de la condición de invicto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia