Este miércoles se revivirá un partido especial, Boca-Rosario Central, envuelto en polémica por la recordada final de la Copa Argentina 2015 ganada por el xeneize.
En el primer tiempo, el árbitro Ceballos le anuló un gol a Marco Ruben por posición adelantada.
En el segundo tiempo, antes de los diez minutos, el árbitro volvió a quedar en el centro de la escena por un fallo verdaderamente alarmante: cobró penal por una falta a Peruzzi que fue casi un metro afuera del área. En vano fueron las justas protestas del canalla porque el juez no dio marcha atrás y Nicolás Lodeiro cambió la pena máxima por gol.
Para colmo, nuevamente la polémica se hizo presente y la final terminó de convertirse en un verdadero bochorno: Andrés Chávez cerró el partido a poco del final con un gol fuera de juego. ¿Algo más? Sí, Pinola vería la tarjeta roja a segundos de la culminación del juego.
Con semejante papelón se cerró un partido por demás polémico que lo tuvo a Boca consiguiendo su segundo título en apenas tres días y a un Rosario Central cayendo con la frente más que en alto, pero con la indignación de sentirse estafados.
¿Hoy los colegiados podrán dejar el protagonismo para los jugadores?

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia