Fiesta, desahogo, emoción y alivio fue lo que vivió el hincha de Boca ayer en todo el país.
El festejo por el torneo local tuvo que esperar cuatro años pero la alegría en las calles salteña desbordó de pasión con los colores azul y oro al grito de "dale campeón".
El gol de Monzón se festejó a los cuatro vientos al igual que cuando el árbitro Beligoy marcó el final del partido e hizo realidad el título xeneize.
Bares repletos, casas con el televisor a todo volumen, abrazos entre parientes, amigos y hasta desconocidos con un solo fin: celebrar un nuevo campeonato de Boca.
El centro de los festejos fue la plaza 9 de Julio, donde los hinchas realizaron la tradicional vuelta olímpica y se acordaron de sus "primos" riverplatenses a quienes le dedicaron el título.
Fantasmas, ataúdes pintados con los colores rojo y blanco y hasta una letra "B" gigante se pudieron apreciar en esa alocada celebración xeneize.
Un conocido bar ubicado en calle San Martín y Córdoba congregó a muchos simpatizantes que hicieron su fiesta como si estuvieran en la cancha. Bombos y platillos, banderas y tirantes, todos los condimentos para pasar un día inolvidable.
Mientras muchos trataban de mojar sus gargantas con alguna bebida, otros no se callaban y seguían con los típicos cánticos bosteros.
Hasta los vendedores de banderas tuvieron una gran jornada con el campeonato de Boca. Ninguno se quiso quedar afuera de esta oportunidad para poder vender la mercadería xeneize.
En Salta la fiebre azul y oro se vivió con mucha emoción desde que llegó el gran día del partido con Tigre y que tuvo un final feliz para celebrar.
Ni la persistente llovizna que cayó en nuestra ciudad frenó a esa multitud en el centro. Personas mayores, niños, bebés y hasta mascotas con los colores de Boca se hicieron presentes.
No fue una vuelta más, fue la del desahogo por varios años de sequía con un plus por la vuelta con consagración del ídolo y el abanderado en el festejo, Carlos Tevez.

  • Los bosteros de Salta
La agrupación de Boca llamada Los Bosteros de Salta se formó hace más de 4 años y están trabajando para oficializarse como peña xeneize.
Federico Suárez, uno de sus fundadores, remarcó: "Somos doce chicos que formamos esta gran movida, tenemos bombos, banderas y somos una gran familia que se junta cada vez que juega Boca. Viajamos y dejamos todo por seguir esta pasión sin fronteras".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia