El seleccionado argentino masculino de handball, Los Gladiadores, derrotó este sábado a su par tunecino por 23 a 21, en un cotejo correspondiente a la cuarta fecha del grupo B de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro que se llevó a cabo en el estadio Arena do Futuro, y aún conserva sus chances de avanzar a los cuartos de final.
Argentina, que venía de tres derrotas consecutivas: Dinamarca (25-19), Croacia (27-26) y Francia (31-24), jugó un gran partido ante Túnez, el rival que lo dejó fuera de los cuartos de final en Londres 2012, y si le gana a Qatar en la última fecha (lunes a las 21.50) se meterá entre los ocho mejores equipos del certamen, algo que nunca sucedió.
El elenco que dirige Eduardo Gallardo tuvo un excelente comienzo, con mucha concentración en defensa para aprovechar los errores de su rival y con contundencia en ataque para ponerse 5-1, con tres goles de Federico Pizarro, uno de Federico Fernández y otro de Sebastián Simonet, antes de los 9m. de partido.
Sin embargo Argentina perdió consistencia e intensidad, Túnez mejoró y, sobre los 20m., achicó la diferencia en el marcador a 9-7.
Pero el equipo albiceleste ajustó su juego y se metió nuevamente en el partido y con otros dos goles de Pizarro más otro de Pablo Portela se puso 12-7 a los 24m. y con otros tantos de Juan Pablo Fernández y Portela estableció la máxima ventaja 14-8, a falta de dos minutos para el final del primer tiempo.
Túnez, no obstante, mostró señales de recuperación, con más garra que juego, y descontó con los dos goles
de Mohamed Jilani Maaref y Marouan Chouiref (5). El 14-10 dejó en claro las diferencias entre uno y otro.
El segundo tiempo tuvo un bajo nivel técnico y se convirtió en algo más físico y el equipo africano poco a poco se acercó en el marcador: 15-13, a los 7m.; 16-15, a los 11m.; y lo empató 16-16, a los 12m., con un gran trabajo de Oussama Boughanmi (8).
Argentina, que bajó notablemente su efectividad en ataque, al punto que solo marcó dos goles en 15 minutos, se puso arriba en el tanteador, con las conquistas de Pablo Simonet y Pizarro (7), 18-16, a los 17m; y más tarde 21-17, con los tantos de Sebastián Simonet, Federico Fernández (5) y Pablo Simonet. Y en ese lapso, además, el arquero Fernando García atajó un penal.
Más allá de esto, el arquero Matías Schulz fue el pilar del seleccionado argentino en un partido durísimo, que recién se definió en los minutos finales a favor de Los Gladiadores por 23 a 21.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia