La Selección argentina masculina empezó el Mundial de handball de Doha, Qatar, con un sorprendente y meritorio empate ayer por 24-24 ante Dinamarca, subcampeona de las dos últimas ediciones de esta competición.
Los daneses son señalados por los especialistas como uno de los principales favoritos, una vez más, para pelear por las medallas, pero en su primer partido en Qatar vieron cómo los argentinos amargaron su estreno e incluso estuvieron cerca de la victoria.
El empate tuvo sabor a hazaña para los conducidos por Eduardo "Dady" Gallardo, porque llegaron a estar cinco goles abajo en el tanteador en el segundo tiempo, pero consiguieron recuperarse en base a una buena defensa y al trabajo de sus arqueros. Argentina y Dinamarca forman parte del grupo D de la primera fase del Mundial, en el que Rusia y Alemania empezaron con victorias, contra Arabia Saudita (27-17) y Polonia (29-26), respectivamente.
El siguiente partido para los argentinos en el torneo será el domingo contra Polonia, mientras que Dinamarca intentará curar sus heridas ante la teórica Cenicienta, Arabia Saudita.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia