Miles de hinchas de Boca desbordaban esta tarde los accesos de La Bombonera en medio de un caos organizativo en la previa del partido con Tigre, que puede marcar la consagración del equipo en el Campeonato de Primera División después de cuatro temporadas.
Frente a las grandes concentraciones en cada una de las puertas del estadio, los fanáticos 'xeneizes' saltaron molinetes con el objetivo de asegurarse el ingreso a la cancha y antes que los controles ordenaran el cierre de los respectivos accesos por falta de espacio en las tribunas.
Contrariamente a lo sucedido durante todo el torneo, esta vez la dirigencia de Boca dispuso que el ingreso de los socios fuera por orden de llegada y no con reserva previa, lo que generó una multitudinaria afluencia en las inmediaciones del estadio.
Miles de simpatizantes quedaron afuera y otros, en el afán de acceder de cualquier modo, resultaron lastimados por el amontonamiento o bien golpeados por los empleados de seguridad privada que intentaron controlar los desborden.
Por otra parte, la directiva xeneize radicó hoy una denuncia en la Comisaría 24 contra la barrabrava disidente que lidera Cristian 'Fido' Debaux ante la sospecha de que ingresaran artefactos de pirotecnia con la misión de suspender el partido.
Ese grupo de La 12, compuesto por unos 300 hinchas aproximadamente, se ubica en la tribuna media de la cabecera más próxima al Riachuelo, enfrentado a la barra oficial que hoy comandan Rafael Di Zeo y Mauro Martín.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia