Minutos después de que los jugadores de River salieran entre botellazos, los de Boca saludaron a los violentos que quedaban en las tribunas, con Orion a la cabeza. Sí, a esos mismos que obligaron a suspender el superclásico...

Los lamentables episodios que sucedieron en el final del entretiempo del superclásico en la Bombonera ya eran bien sabidos por todos pero los jugadores de ambos equipos tardaron cerca de dos horas en abandonar el campo de juego. Y cuando los de River finalmente de dispusieron a hacerlo, los hinchas que todavía quedaban en las tribunas volvieron a atacarlos con objetos contundentes.

No obstante esto, cuando los de River ya se habían ido, Orion reunió a los jugadores de Boca en la mitad de la cancha y juntos levantaron los brazos para saludar al público que minutos atrás había obligado a suspender el partido. Y ahora lo pueden perder en el escritorio. Tan insólito como inexplicable.

Y tan insólito como la falta de solidaridad de los jugadores de Boca, que se pararon en cancha como para seguir el partido apañando a los violentos y dándole la espalda a los jugadores agredidos. Un gesto más vergonzoso que el mismo descenso que los hinchas xeneizes suelen achacar permanentemente a los millonarios.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia