El plantel de Quilmes decidió hoy no concentrarse para enfrentar el domingo próximo a San Lorenzo, de local, en reclamo a una deuda salarial de cuatro meses, confirmó hoy el director técnico Alfredo Grelak.
El entrenador apoyó "la determinación del equipo" y se mostró "de acuerdo con los jugadores", a quienes citó mañana a las 9.30 para la última práctica antes del partido correspondiente a la octava fecha del Campeonato de Primera División.
"Les dije que se unan y se hagan fuertes a partir de esta medida para demostrarle a la dirigencia que el grupo está descontento. Ellos necesitan cobrar para estar tranquilos al momento de jugar", respaldó el DT 'cervecero' en diálogo con radio Continental.
"Entendemos que antes de gastar dinero en una concentración -prosiguió-, es mejor que junten para pagar los sueldos. Hay mucho malestar y un clima complicado, por lo que concentrar no es lo ideal. En los malos momentos, uno prefiere estar con la familia".
Los jugadores quedarán liberados mañana después del entrenamiento y se reencontrarán el domingo para almorzar antes del partido previsto a las 15.30 en el estadio Centenario.
Quilmes marcha último en la Zona 1 del torneo argentino con cuatro unidades, cosechadas todas a través de empates. El equipo, que tiene un encuentro pendiente con Vélez, perdió sus primeros dos partidos con River Plate y Colón y luego igualó consecutivamente ante Banfield, Patronato de Paraná, Sarmiento de Junín y Olimpo de Bahía Blanca.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia