El seleccionado masculino de hockey sobre césped, Los Leones, se clasificó ayer para competir en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 al vencer esta tarde a Canadá 3-0 y acceder al encuentro decisivo de la ronda semifinal de la Liga Mundial que se está desarrollando en el Cenard.
Argentina jugará hoy desde las 18 la final de ronda ante Alemania, que también irá a Río tras vencer 2-1 a Holanda, que jugará por una plaza olímpica ante Canadá.
Gonzalo Peillat, Juan Ignacio Gilardi e Ignacio Ortiz le dieron la victoria al representativo nacional, que sumó su sexta victoria consecutiva en el torneo y accedió a la final del mismo, que tiene su importancia pero no tanto como la del partido de ayer en el que estaba en juego un pasaje a la cita olímpica del año próximo.

La victoria, además, depositó a los chicos argentinos en la ronda final de la Liga Mundial, que se disputará en la India a partir del 28 de noviembre.
Una buena cantidad de público, que alentó en todo momento, estuvo en el predio deportivo de Núñez.
El inicio fue auspicioso, ya que, tras recibir un pase bárbaro de Pedro Ibarra, Matías Paredes estuvo cerca de abrir el marcador pero perdió ante el achique del muy buen arquero canadiense David Carter.
Pero enseguida aparecieron los nubarrones. La mala costumbre de protestar a los árbitros que ha atormentado al equipo argentino de varones a lo largo de su historia, reapareció a los tres minutos y Manuel Brunet, primero, y Facundo Callioni, un minuto después, recibieron sendas tarjetas amarillas, el segundo por 10 minutos.
Por eso, Los Leones debieron replegarse durante los 4 minutos que actuaron con dos hombres menos y recién salieron cuando estuvieron 10 contra 11. El hombre de menos no se sintió y sobre los 14, cuando Callioni se aprestaba a volver, llegó una seguidilla de dos córners y con ella la apertura del marcador.
Peillat, el máximo anotador del conjunto albiceleste en el certamen, se hizo presente con una arrastrada al palo izquierdo del arquero y puso el 1-0 que tranquilizó a los integrantes del representativo nacional.
Antes, con diferencia numérica a favor, Canadá había exigido un par de veces a Juan Manuel Vivaldi, pero el arquero argentino respondió como en todo el torneo y le ahogó el grito de gol a Iain Smythe y Matt Guest.
En el segundo cuarto el desarrollo se normalizó y argentina mostró ser mucho más que Canadá. Aumentó a los 8, cuando "Juani" Gilardi concretó un penal que le habían cometido a Joaquín Menini, y tuvo una clara chance de estirar la diferencia un minuto más tarde cuando Paredes no llegó por centímetros a conectar un centro lanzado desde la izquierda por Agustín Mazzilli.
En el tercer cuatro Argentina mantuvo el control, pero también sufrió, como a los 11 minutos cuando entre Matías Rey y un poste salvaron la caída de la valla defendida por Vivaldi en el segundo córner corto concedido a los norteamericanos.
La tranquilidad llegó un minuto después, cuando "Nano" Ortiz le puso su sello a una brillante jugada colectiva en la que también tuvieron vital incidencia Lucas Vila y Pedro Ibarra. Quedaban 15 minutos y el partido ya estaba liquidado.
El último cuarto no estuvo de más. No llegaron nuevas emociones, pero hubo lugar para algunos lujos de Vila y Mazzilli que levantaron al público que colmó la tribuna lateral del Cenard.
Fue un triunfo soñado para un equipo que siguió creciendo en este torneo y que le regaló a toda su gente una gran producción. Seis partidos ganados en seis partidos jugados y ante varios de los mejores equipos del mundo. Más no se puede pedir.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia