Los Pumas volvieron a Londres donde a fines de octubre consiguieron el cuarto puesto del Mundial de Inglaterra. Con la base de mismo jugadores y algunas caras nuevas comenzaron a entrenar para el partido que el próximo sábado sostendrán frente a Barbarians, un combinado compuesto por jugadores de Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica y Fiji. Ese será el último partido del año del seleccionado argentino.
Hoy se realizó el primer entrenamiento que consistió en análisis de video en el hotel Lensbury y luego ensayaron las secuencias de juego y también hicieron foco en la defensa, las armas de ataque y de manera separada, los forwards trabajaron el line out, mientras que los backs hicieron hincapié en los códigos de ataque.
Mañana, Los Pumas continuarán con su preparación y por la noche el plantel tendrá una cena en un restaurant de comida argentina en lo que marcará el inicio de la jornada de descanso de cada semana previa a un partido.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia