Argentina puede presumir de ser la única selección del Mundial de rugby en la que sus 31 jugadores nacieron en el país al que representan. Los otros 19 equipos participantes tienen algún miembro nacido fuera de sus fronteras.
"Creo que es parte de nuestra idiosincrasia, de nuestra cultura deportiva. Si miras las selecciones argentinas de otros deportes, solo juegan argentinos, no solo en el rugby", señaló a la AFP el pilar Ramiro Herrera.
El que más extranjeros tiene es Samoa, con trece de sus jugadores nacidos en Nueva Zelanda, seguido de Tonga y Gales, donde hay muchos ingleses, con doce. Japón y Escocia tienen once, Francia diez, Australia, Italia y Estados Unidos nueve, Canadá, Irlanda y Nueva Zelanda cuentan con cinco, Rumanía cuatro, Inglaterra y Fiyi tres, Namibia dos.
Los que menos tienen son Georgia, Sudáfrica y Uruguay, que cuentan con uno. En el caso de los Teros se trata del pilar nacido en Argentina, Alejo Corral, que trabaja en el Gobierno de Buenos Aires.
"El argentino es muy exitista y muy competitivo en muchos deportes y busca el carácter y la identidad del país. Me parece un orgullo, que muestra la esencia del país. Esta muy bueno", añade Herrera.
El fullback Joaquín Tuculet también piensa que es un motivo de orgullo no tener que buscar jugadores fuera de sus fronteras. "Obviamente, es un motivo de orgullo. Tenemos un gran plantel. Me gusta que todos hayan nacido en Argentina. Tenemos jugadores para hacer un buen equipo y no necesitamos jugadores de fuera", explicó el back.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia