El triunfo calmó la ansiedad del hincha tras dos empates consecutivos y ahora es otra la visión pensando en lo que viene.
La clasificación es un hecho y Cristian Lovrincevich remarcó la importancia de volver al triunfo.
"Hicimos un partido serio en todas las líneas, tuvimos paciencia, no regalamos la pelota. El equipo dio todo lo que tenía que poner, si empatábamos nos íbamos a ir tristes", sostuvo el entrenador del cuervo.
Por momentos la gente empezó a perder la paciencia cuando se consumían los minutos y el equipo no lograba abrir el encuentro. "Lo estamos destrabando a este Central, los primeros tiempos siempre nos cuestan, hay que tener paciencia, este equipo va mejorando fecha tras fecha".
Con respecto a las posibilidades de ascenso de Central Norte, Lovrincevich aún mantiene la calma: "Lo veo muy sólido al equipo, ojalá seamos candidatos al ascenso".

El héroe frente a Lastenia
Ricardo Villar marcó su segundo tanto con la camiseta de Central Norte y expresó su satisfacción de darle los tres puntos al cuervo: "La alegría es mía, del equipo y, sobre todo, de la gente que hace mucho que venía esperando una victoria. Se sintió el desahogo del hincha con el gol".
Para el volante, fue una alivio para el equipo haber vuelto al gol tras ciento ochenta minutos de sequía. "Gracias a Dios pude convertir, el equipo pechó todo el tiempo y se cortó la sequía. En algunos partidos la gente nos criticaba porque la pelota no entraba, pero esta vez la suerte estuvo de nuestro lado y sí entró".
Por último Villar, quien tuvo un festejo particular (se trepó al alambrado para darle un beso a su mamá), habló de esa dedicatoria: "Se lo dediqué a mi mamá y a mi hermano que ya se hicieron hinchas de Central Norte", dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia