Resiste. Se aferra. Confía y se ilusiona con tener larga vida en Central Norte. Christian Lovrincevich, que hasta la semana era fuertemente discutido puertas para adentro en el cuervo, hoy goza de una tranquilidad que se extenderá toda la semana.
El DT de Central logró que el equipo funcione mejor, aunque en canchas como en la de Arrieta no se puede jugar bien, aseguran testigos directos que Central Norte mostró buenos síntomas y, lo más importante, se trajo un buen resultado.
Central Norte sigue en mitad d...

El DT cuenta con el apoyo de los jugadores pero, principalmente, de los referentes del plantel, los que tienen mayor ruedo, caso Cristian Zurita, Vicente Monje y Edgardo Brittes, entre otros.
Todos coincidieron en los días previos al partido con Arrieta que Lovrincevich trabaja muy bien, habla muy bien y convence con sus palabras. Y el respaldo llegó luego en el campo de juego.
Es por esto que nadie lo seguirá discutiendo esta semana. Y, la intención de ir en busca por el Tano Riggio, quedará postergada.
Lovrincevich metió un cambio en el equipo que terminó siendo clave: Lungarzo reemplazó a Salvatore en el arco. Y a partir de allí el equipo tuvo otra confianza. En el medio, el dúo Chiaraviglio-Zurita y arriba, con el primer tanto de Castilla, el equipo tuvo buenas señales.
Esta semana nadie tocará el tema en Central Norte y la dirigencia se llamará a silencio. En definitva, Lovrincevich se ganó el derecho de tener una chance más para ratificar la levantada. Será el viernes o sábado (se define este martes), cuando por la séptima fecha el equipo reciba a Monterrico, en el Martearena. Una prueba más para el DT.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia