El jugador se enojó por haber ingresado durante los últimos 5 minutos del partido. Se dirigió al vestuario y encendió un cigarrillo. Esto generó una discusión con el DT quien consideró una falta de respeto la actitud del jugador. Por ese motivo el club le rescindió el contrato y dejó de ser jugador de Boca.

Embed
Luego del partido el jugador habló con la prensa sobre su aparente enojo. 'Me sentí bien los últimos cinco minutos que jugué. Me tiraron monedas, encendedores, de todo me tiraron. No pasó nada, estoy contento que volví', dijo Daniel Osvaldo cuando dejó el vestuario visitante del Parque Central. Con un tinte irónico, sus dichos fueron la gota que colmó el vaso de la paciencia del cuerpo técnico de Boca.

Osvaldo volvió a jugar ayer tras 53 días luego de recuperarse de la fractura de un dedo del pie derecho. Ingresó en lugar de Cristian Pavón a los 39 minutos del segundo tiempo y, apenas terminó el partido, con el 1-1 consumado entre Boca y Nacional, dejó rápidamente la cancha sin saludar a sus compañeros ni a los rivales.

Qué pasó luego. Cuando todos volvieron al vestuario, encontraron al delantero fumando, situación que fue interpretada como una falta de respeto y que derivó en una fuerte discusión con Guillermo. Luego, el Mellizo se reunió con los referentes del plantel, Carlos Tevez, Agustín Orion y Cata Díaz, para comunicarles que se tomó una decisión de peso, que sería comunicada este mismo viernes, cuando el equipo se entrene con vistas al partido del domingo, frente a Estudiantes.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia