Luis Enrique, garantizó hoy que dejará su cargo el día que note que los jugadores no lo siguen, circunstancia que -a su parecer- todavía no ocurrió, pese a los rumores circulados esta semana después de su encontronazo con el astro argentino Lionel Messi.
"El día que vea que mis jugadores no me siguen, ese día lo dejo, y eso aún no ha pasado", enfatizó el asturiano en una conferencia de prensa con clima tenso por las insistentes preguntas sobre su continuidad en el club catalán.
En la previa al partido de mañana con Atlético de Madrid en el Camp Nou, duelo de escoltas a un punto del líder Real Madrid, Luis Enrique defendió a su grupo de trabajo, al hacerse "responsable de todo lo malo" que pueda realizar el cuerpo técnico y mostrarse "preparado para asimilarlo".
El ex mediocampista de Barcelona vivió la semana más dura desde que sucedió al argentino Gerardo "Tata" Martino, luego de perder hace una semana con Real Sociedad (0-1) en un partido que comenzó con Messi sentado en el banco de suplentes, situación atípica en la carrera del astro rosarino.
Dos días después, Messi faltó a una práctica abierta para el público en el Miniestadio de Barcelona y Luis Enrique intentó abrirle un expediente disciplinario, algo que fue impedido por otros referentes del plantel. Expuesto el enfrentamiento entre las dos figuras, los medios españoles revelaron que el presidente Josep María Bartomeu le aseguró a Messi que el actual DT tendrá una rápida salida del club.
Barcelona, que el pasado jueves goleó a Elche por la Copa del Rey, recibirá mañana al Atlético de Madrid de Diego Simeone, con el que comparte el segundo escalón de la Liga de España, con 38 puntos, a uno del líder Real Madrid.

    ¿Qué te pareció esta noticia?

    Aparecen

    Sección Editorial

    

    Comentá esta noticia