El DT Pedro Rioja, gestor de aquel ascenso de Central Norte al Argentino A en el 2010, manifestó en los días previos la importancia de repatriar para el “nuevo cuervo” a dos de sus viejos caudillos, los santafesinos Mariano Maino y Matías Ceballos, a quienes considera fundamentales “en el vestuario y adentro de la cancha”, tales fueron sus palabras.
Ambos fueron parte de aquel Central Norte “retro” que supo brindarle las últimas alegrías genuinas al pueblo azabache, junto a otro de los arqueros que componían aquella plantilla, Lucas Rodríguez. Paradójicamente, los tres sobresalieron por diferentes motivos en la tarde del sábado en Lules.
Ceballos fue uno de los estandartes de la ofensiva y se entendió a la perfección con otra pieza clave como Fabricio Reyes. Ambos se retroalimentaron y repartieron festejos en los goles del triunfo y, particularmente, el volante creativo tuvo un regreso oficial esperado, con una asistencia y una definición exquisita.
Contrapuesto fue lo de Maino, quien, pese a protagonizar algunas atajadas clave, se lesionó en su rodilla derecha en el complemento y tuvo que abandonar la cancha, dejando un manto de preocupación en el cuerpo técnico para lo que viene, teniendo en cuenta que quedó prácticamente descartado para el choque del miércoles contra Amalia. El uno le cedió su lugar al Gato Rodríguez, quien no quiso ser menos y salvó al equipo en cuatro chances claras de gol.
“Me preocupa Mariano, terminó muy dolorido, pero habrá que esperar. También habrá que ver lo de Armella, con su corte. Pero lo de Lucas no me sorprende. Fue un fenómeno y devolvió la confianza. Está para atajar”, expresó Rioja.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia