Marcelo Bielsa, como siempre ocurre cuando hay un puesto vacante en alguna selección o equipo importante del mundo, volvió a pisar fuerte en las últimas horas como candidato a dirigir al seleccionado de los Estados Unidos en reemplazo del alemán Jurgen Klinsmann, que fue despedido después de cinco años de gestión.
Por eso ahora las autoridades de la Federación de Estados Unidos, tras conocer la estrecha relación que tiene el exentrenador del seleccionado argentino y Newell's Old Boys con quien ejerció esas mismas funciones y acaba de ser contratado por la naciente franquicia Atlanta City (empezará a actuar el año próximo), Gerardo Martino, es que se decidieron a ir por la siempre difícil empresa de contratar al Loco.
Bielsa no dirige desde el año pasado, cuando se alejó del Olympique Marsella.
Sin embargo a mediados de este año había firmado contrato con la Lazio, de Italia, pero no llegó a asumir porque no le contrataron a los futbolistas que la institución le había prometido.
Lo que solicitó en el primer contacto el rosarino para hacerse cargo de la selección norteamericana es que la temporada 2017 comience en febrero en vez de abril, un sueldo anual de 4 millones de dólares y que el referente histórico de los representativos estadounidenses, Landon Donovan, sea su ayudante de campo.
Estados Unidos perdió recientemente por eliminatorias 2 a 1 de local el clásico ante México y fue goleado 4-0 de visitante por Costa Rica, lo que llevó a la dirigencia a terminar con el ciclo de Klinsman, que además era director de las divisiones formativas masculinas nacionales.
Si no se ponen de acuerdo con Bielsa, los candidatos para suceder al alemán son el histórico Bruce Arena, de 65 años, que dirigió al seleccionado estadounidense entre 1998 y 2006 y hoy entrena a Los Angeles Galaxy, o el actual técnico de Portland, Caleb Porter.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia