Central Norte consiguió mucho más de lo que fue a buscar en la Liga A2 de vóley. Finalizó entre los diez mejores de la competencia pero para alcanzar ese objetivo fue mutando su funcionamiento desde las primera fecha jugada el 15 de enero hasta el partido que se disputó el pasado domingo. Con la eliminación llegó el momento de hacer un balance y el encargado es Marcelo Díaz, el tucumano elegido por la dirigencia cuerva para dirigir al equipo. En una entrevista con Alentandooo el entrenador habló sobre las cosas positivas que dejó la participación de Central y la posibilidad de continuar en la conducción técnica.

¿Qué balance hacés de la participación de Central Norte en la Liga A2?
El inicio fue distinto de lo esperado en cuanto a los resultados, y en cuanto a la formación del equipo siempre supimos que nos iba a llevar tiempo. Pero esperábamos que dentro de ese período algún resultado positivo podíamos lograr y no fue así. En la segunda ronda logramos acoplarnos bastante, que el equipo funcione y eso derivo en la clasificación. Nos hemos preparado mucho para esta instancia (cuadrangular), hemos invertido mucho en lo físico, apostando a la chance de poder clasificar. Jugamos muy bien los primeros dos partidos; frente a Estudiantes de La Plata fue muy parejo, nos tocó un muy buen equipo, con jugadores experimentados como el armador y el punta. El partido fue parejo, pero hubo situaciones de juego que no pudimos cerrar. No se logró la clasificación, pero el balance general como grupo e institucional es más que positivo.

¿Cuáles fueron los ajustes que realizaron para cambiar la actuación del equipo?
En general han sido tanto de grupo y de logística, porque todo lleva su tiempo, se van aceitando muchas cosas. El tiempo de trabajo es el que va marcando la diferencia en cuanto al juego y obviamente corregimos las cosas que no estábamos haciendo bien. En la parte del grupo y los aspectos psicológicos del equipo también se fue ajustando, congeniando entre los mismo jugadores. Son 18 o 20 cabezas que piensan distinto y tenés que darle la idea de juego, que ellos la entiendan y se convenzan. También trabajamos en sus relaciones, porque son tipos que viven juntos, trabajan juntos, se alimentan juntos. Son condiciones fundamentales para que funcione el equipo.

¿Te tocó antes trabajar en el armado de un equipo partiendo desde cero?
Yo ya estuve en dos Ligas A2 como asistente técnico. La diferencia acá es que todas las decisiones pasan por uno y me tenía que enfrentar con esto. Lo que pasa es que las personas somos todas distintas y los grupos también. Podes tener mucha experiencia, pero hay que ira ajustando cuestiones de juego. Muchas veces digo que los técnicos dentro del grupo tienen que hacer arte, es creatividad y un montón de otras cosas para que el equipo se vaya armando. Después en el juego todo se basa en las ideas, pero las dos cosas son claves para que haya un buen funcionamiento.

¿Con qué imagen final te quedás de este proceso?
Que Central Norte es un club que tiene muchas ganas de que crezca el vóley. Están poniendo mucho esfuerzo y ojalá esta liga les sirva para seguir creciendo y que sea el inicio de un club que busca ser pionero en esto. Esto no termina con los dos o tres meses de trabajo, sino que uno busca ser coherente todo el año y hemos hablado mucho de eso. Están intentando organizar un año acorde a lo que buscan, que es seguir jugando en el ascenso.

¿Si te proponen seguir al frente del equipo aceptarías?
Hemos hablado algo. Los dirigentes han comenzado a hablar para que yo vuelva en septiembre u octubre. Me voy contento, con la mejor predisposición para seguir, pero falta mucho tiempo. Yo vivo en Tucumán y necesito arreglar cuestiones personales; si eso se da estaría encantado en volver, pero no me gusta hacer futurología. Me voy muy conforme, me encantaría volver, pero depende que charlemos con los dirigentes cuando llegue el momento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia