El entrenador de River Marcelo Gallardo reconoció hoy que su equipo "no jugó un buen partido, no hay que esconderlo" en el empate como local ante San Martín de San Juan, en parte "producto del buen planteo del rival y por las imprecisiones propias".
Gallardo dijo en conferencia de prensa que "después del gol se pudo interpretar mejor el partido para aumentar la diferencia. Pero no logramoshacerlo, vino el empate y hasta la posibilidad de Iván Alonso en el final no tuvimos muchas chances".
Precisamente sobre el ingreso de Alonso sostuvo que se "buscó encontrar más los espacios que dejaba el rival y romper la encrucijada en la mitad de la cancha por la presión del rival. Es que ellos nos propusieron un partido incómodo", analizó el técnico.
En ese sentido Gallardo admitió que "no hubo lucidez para salir de esa presión y para entender el partido que había que jugar", y agregó que "la pelota anduvo mucho por arriba y se debió correrla de atrás, algo que es muy incomodo".
"No jugamos un buen partido, por mérito del rival y por imprecisiones nuestras desde el control de la pelota y el pase y también desde el vértigo y la dinámica. Y además no pudimos solucionar el defecto futbolístico con otras variantes", insistió el entrenador.
Gallardo contó que "esto recién empieza y hay que mejorar algunas cuestiones" y de cara al partido del jueves próximo ante Arsenal por Copa Argentina analizó que "será muy importante y esto habrá que tomarlo como una luz de alerta más que nada".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia