Luego de haber ganado experiencia en Central Norte en la última Liga A2, Marcos Copa viajará hoy rumbo a Buenos Aires para integrarse al plantel de Defensores de Moreno. Un equipo de vóley que milita en la Primera División de Liga Metropolitana y que esta temporada buscará ascender a la División de Honor.
Esta será la primera vez que el jugador salteño dejará su pago para probar suerte en otras latitudes, es por eso que antes de viajar pasó por El Tribuno para contar sus sensaciones sobre lo que se viene y lo que dejó su paso por Central Norte.

¿Emigrás a Buenos Aires?
Vamos a ver qué pasa, va a ser mi primera vez allá. Me da un poco de miedo por el tema de la inseguridad. Tengo unos amigos encima que me dicen que es media jodida la zona de Moreno y me entran las dudas de ir (risas).
¿Cómo se dio todo?
Pasó antes de que juegue la Liga A2 con Central Norte. El profe Héctor Lobo, quien nos dirigió en el clasificatorio con Central, es el que me lleva a Defensores. Imagino que es porque me vio jugar. Le estoy agradecido y él siempre nos dijo que si el tiene la posibilidad de llevar gente del norte lo va a hacer. Ya se fue Cristian Castilla gracias a él y ahora me toca a mí.
¿Te imaginabas una chance así?
No me lo imaginaba, pero ya había tenido una mínima posibilidad cuando era más chico. Pero como estaba terminando los estudios no pude. Ahora, con 25 años y teniendo en cuenta que la carrera de un jugador de vóley se termina a los 35, voy a probar. Yo quiero ir a Buenos Aires y jugar, si asciendo a la Liga de Honor bien, pero no me quiero quedar con las ganas.
¿Cómo te sentís de cara a este nuevo desafío?
Esta oportunidad me agarra en un buen momento porque vengo de un buen ritmo de entrenamiento. Creo que si Central no hubiese jugado la Liga A2 no estaría en el mismo nivel, ya que no es lo mismo trabajar en la local que en una liga como esa. Dado que vienen entrenadores de afuera y jugadores con experiencia, de los que podés aprender.
¿Cuánto aprendiste de la experiencia con Central?
Esta liga no fue la mejor para mí, porque no jugué mucho. Al principio jugué de titular un partido, pero lo hice mal y soy consciente de eso. Pero también me lesioné el hombro por el hecho de que no había entendimiento con el armador y me esforzaba por pedido del entrenador.
Y bien, luego de esta liga ¿cuáles van a ser tus planes en Buenos Aires?
Me voy por un año. El club me da trabajo, hospedaje y comida. Si me va mal yo creo que el trabajo lo voy a seguir teniendo y voy a empezar a ver si puedo entrar en otros clubes. Pero si me va bien, Dios quiera que ascendamos a la Liga de Honor, me voy a quedar el tiempo que sea necesario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia