No caben dudas que el domingo la atención y el corazón de los argentinos amantes del rugby estarán pendientes del partido entre Los Pumas y Wallabies en Londres, donde se definirá qué equipo irá por la copa Webb Ellis en la final del Mundial. Pero habrá un argentino que tendrá el corazón dividido en ese partido en particular.
Mario Ledesma, histórico hooker de Los Pumas, trabaja actualmente como entrenador de scrum en el seleccionado australiano, y antes de que finalice la primera fase había manifestado: "Rezo todos los días para que no nos crucemos".
Ahora su peor "pesadilla" está a horas de hacerse realidad, pero el head coach de los Wallabies, Michael Cheika, no dejó pasar la oportunidad para hablar del trabajo del argentino y la emotividad de este partido para él.
"Es obvio que es un partido muy importante para él y seguro derramará alguna lágrima de vez en cuando esta semana, en el vestuario o en la sala de equipo", manifestó.
Y agregó: "Mario tiene el conocimiento, la técnica, la filosofía y la dedicación para ir hasta el final. Pasa su tiempo reflexionando sobre lo que va a hacer y no es que llega al entrenamiento sin preparación. Él también aparta a los jugadores a un lado para hablar y ocuparse de ellos individualmente. Así que también ha sido un éxito en el aspecto humano, le ha llegado a los jugadores de una manera muy positiva con sus emociones".
A su vez, el pilar aussie Scott Sio explicó cuál fue la mayor contribución de Ledesma para traer de vuelta el disfrute y la combatividad real a los entrenamientos de los forwards.
"Es un hombre duro en el entrenamiento, pero él es muy apasionado de lo que hace y eso nos lo contagia a todos", dijo Sio .
"Él nos hizo comprender que la actitud es la mitad de lo que se necesita en el campo de juego. Hay que ser tan fuerte como puedas ser, y cuanto mejor es tu técnica todo va bien, pero si no estás dispuesto a llegar a la cima, ya has perdido la mitad de la batalla. Hemos tenido algunas sesiones muy acaloradas y eso es lo que necesitas para jugar estos partidos", cerró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia