Tras realizar un rebase sobre el Ferrari de Matteo Cressoni, el automóvil de Webberperdió el control y se estrelló contra las protecciones de una de las curvas más rápidas del circuito que precede de una gran recta. Cressoini, para evitarlo, también golpeó la valla.

De inmediato, salió la bandera amarilla en el circuito, pero el daño ya estaba hecho. Los servicios de asistencia acudieron rápidamente al lugar, en donde también el australiano había tenido un accidente hace unos años con Jaguar en la F1. Entre el fuego que emergía de la parte trasera y la destrucción del coche, se demoraron un poco en sacar al piloto, aunque una vez inmovilizado y mientras llevaban la camilla hacia la ambulancia, Mark levantó los brazos, dándole una señal al box de que se encontraba bien. Pero por precaución fue llevado al hospital.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia