Lejos de la locura de dirigir a los mejores tenistas de nuestro país, Martín Jaite reflexionó sobre la Copa Davis, un torneo que se le viene negando al tenis argentino desde hace años.
"Para lograr la Ensaladera de Plata necesitás más que un jugador, y hoy la Argentina no lo tiene", comentó.
No obstante, el excapitán del equipo nacional de Copa Davis, que bajo su mando evitó el descenso al Grupo Americano de la competencia en un repechaje durísimo contra Israel en Sunrise - Estados Unidos-, reconoció que en la actualidad el tenis argentino atraviesa "una etapa de transición".
"Este año (por el 2015) dos de los mejores jugadores, prácticamente no estuvieron, con (Juan Martín) Del Potro que hace casi dos años que no juega y el otro es (Juan) Pico Mónaco que a mitad de año se tuvo que operar. Son ciclos lógicos que se cumplen", argumentó.
En tal sentido, indicó que la vuelta de Del Potro al circuito, algo que aún no tiene fecha en virtud de los tiempos de su recuperación por la tercera operación en la muñeca izquierda, "influye mucho" en el funcionamiento y rendimiento del conjunto que ahora conduce Daniel Orsanic, ya que con el tandilense "el equipo puede ser más fuerte".
"Los chicos que están ahora han hecho algo muy valorable, porque lograron llegar a semifinales, se están acomodando en el circuito internacional, son jóvenes, y entonces le falta un poco más de experiencia", sostuvo Jaite en relación a valores como el correntino Leonardo Mayer, Diego Scharvtzman, Federico Delbonis y Carlos Berlocq.
Argentina en el 2015 llegó a semifinales, tras vencer en dos duros cruces a Brasil (3-2) y Serbia (4-1), pero perdió frente a Bélgica (3-2) como visitante, y en el 2016 debutará ante Polonia, en Gdansk, en marzo. .

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia