Gerardo Martino dejó de lado sus principios y dijo que su equipo tiene que ganar la final de la Copa América Centenario ante Chile sin importar si juega bien o mal, durante la conferencia previa en la que se mostró algo fastidioso.
"Lo único que me preocupa es ganar el partido de mañana, no podemos perder una nueva final", "Lo único que me preocupa es ganar el partido de mañana, no podemos perder una nueva final",
afirmó Martino en el estadio MetLife en East Rutherford (Nueva Jersey, este de Estados Unidos), escenario del gran choque.
El Tata, que defiende el buen juego más allá del resultado, admitió que tras dos finales perdidas de manera consecutiva en el Mundial Brasil-2014 y la Copa América Chile-2015 está dispuesto a dejar de lado sus principios para ganar. "Sí, probablemente. No por mí, sino por ellos. Vale la pena que lo logren y dejar el cómo un poco al costado", aseguró en referencia a la necesidad de lograr un título tras 23 años de sequía desde la Copa América Ecuador 93.
Embed
Un Martino muy serio descartó que existiera una presión extra sobre el astro Lionel Messi y sus compañeros, y dijo que "la carga era llegar a esta situación". "Intentar repetirlo no es fácil, haberlo hecho es un gran logro de ellos. Se sacaron un peso de encima", sostuvo.
"Lo que jugamos es una nueva posibilidad de lograr un título gracias a lo hecho por los futbolistas, hay una nueva instancia, una nueva ilusión", continuó.
"Chile tiene elaboración y tiene presión. Son las armas fundamentales que la han llevado en mi consideración a ser una de las mejores selecciones del mundo".
Según el entrenador, Ángel di María y otros jugadores en duda, como Nicolás Gaitán y Marco Rojo, estarán disponibles para la final. "Al partido de mañana, salvo Augusto (Fernández) y (Ezequiel) Lavezzi, el resto de los jugadores están a disposición", señaló sin dar el once.




¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia