El entrenador del seleccionado argentino, Gerardo Martino, fue contundente anoche al revelar que le preocupan más los arbitrajes que los rivales en esta Copa América en la que él fue expulsado precisamente por reclamar ante el juego fuerte de Uruguay, lanzando así un mensaje por elevación hacia el rival de turno, Colombia, al que en la intimidad considera como el equipo que más practica el juego fuerte en el torneo.
"A mi me preocupan más los arbitrajes que los rivales. En esta Copa América el juego violento y la simulación van en aumento y anoche vi que en el partido entre Chile y Uruguay eso se profundizó", puntualizó Martino, alejado hoy más del análisis futbolístico y cercano a otras cuestiones que lo tienen muy molesto desde que empezó a competir en Chile.
"Si como tanto dicen acá están los mejores árbitros de América, pues entonces que lo demuestren dirigiendo bien. "Si como tanto dicen acá están los mejores árbitros de América, pues entonces que lo demuestren dirigiendo bien.
Lo del uruguayo (Edinson) Cavani me pareció lamentable. Que alguien (el chileno Gonzalo Jara) se aproveche de una situación familiar para sacar ventaja no puede pasar", remarcó.
Y el fútbol siguió quedando de lado aún cuando el destino de la conferencia de prensa viró hacia el adversario de hoy, porque al Tata le siguen dando vuelta por la cabeza distintas situaciones extrafutbolísticas.
"Las ausencias que tendrá son importantes para Colombia, pero mi mirada está puesta en lo que refería antes. Y si insisto con lo de Cavani no es por monotemático, sino que me pareció que lo ocurrido no tiene justificativo, porque encima él fue expulsado y su reacción ante la agresión que sufrió (tuvo que ver con unos gestos antideportivos) fue mínima", resaltó.
"Después, sí, me pongo a ver lo que puede pasar mañana y advierto que así como nosotros tenemos una baja efectividad, ellos también la tienen. "Después, sí, me pongo a ver lo que puede pasar mañana y advierto que así como nosotros tenemos una baja efectividad, ellos también la tienen.
Por eso no es en vano observar que de tres partidos jugados solamente tienen un gol, y este fue marcado por un defensor (Murillo)", argumentó.
Martino luego insistió en "mejorar el retroceso", en obvia referencia a los sucedido en el segundo tiempo del partido inaugural ante Paraguay. De ahí pasó a analizar a Colombia: "Solamente presionó arriba contra Brasil, porque en los otros partidos con Venezuela y Perú no lo hizo. Pero a mi no me condiciona demasiado lo que puede hacer mi adversario, sino que profundicemos nuestra idea".
La despedida tuvo que ver con una condolencia a Diego Maradona por el fallecimiento de su padre y una afirmación que sigue dando vueltas: "No vine a la Selección para ofrecer miserias ni ocultamientos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia