El DT del seleccionado argentino de fútbol, Gerardo Martino, afirmó que sus dirigidos merecieron ganar la final de la Copa América Centenario luego de la derrota por penales ante Chile en Nueva Jersey, Estados Unidos.
"No es fácil de explicar este momento. Se puede explicar desde lo futbolístico o desde la fortuna, pero Argentina debió haber ganado la final, en el partido o en el alargue y no pudo", manifestó Martino, apesadumbrado, en la conferencia de prensa.
El Tata, con un semblante que mezcló bronca y tristeza, indicó que los jugadores que perdieron la tercera final consecutiva tienen "que seguir adelante porque lo hacen con dignidad", y porque representan con orgullo al seleccionado argentino.
Martino coincidió con el crack Lionel Messi, quien en la previa definió como "decepción" una caída en la final de la Copa América Centenario ante el mismo rival que lo derrotó el año pasado en Santiago. "Coincido con él, con esa decepción de no haberla ganado, por expectativa y rendimiento. El futuro es difícil, abrumador pero muchas veces los deportistas se levantan y lo volverán a hacer ahora", señaló el ex-DT de Newell's.
Asimismo, Martino remarcó que la situación política e institucional de la AFA no influyó en la nueva derrota. "Hay una cuestión política que tiene que ver con los que conducen el fútbol argentino ahora y con quienes aspiran hacerlo. Si uno analiza el comportamiento de la dirigencia, hay que hablar de los de adentro y afuera, pero no influyó para ponerlo como excusa, llegamos bien hasta aquí y fuimos justos finalistas".
Luego, hizo visible su bronca, solo en la expresión, cuando le consultaron por la situación que desperdició el delantero Gonzalo Higuaín en el primer tiempo. "Hizo un gran esfuerzo como todo el equipo y lo seguirá intentando como todo el equipo", respondió.
El entrenador además consideró que los futbolistas "no tienen demasiado que reprocharse". El Tata también dijo que caer en una nueva etapa definitoria es "una decepción". Y se retiró masticando mucho fastidio.

El karma del "Tata" en el continente
El DT Gerardo "Tata" Martino sumó su tercera final de Copa América perdida, por segundo año consecutivo al frente del seleccionado argentino, ante Chile y por penales, para engrosar un doloroso récord que comenzó en 2011 cuando comandaba Paraguay. Martino (53 años) padece un karma con el máximo torneo sudamericano de selecciones, en el que debutó en la edición Venezuela 2007 también con el combinado guaraní. Aquel año, después de avanzar a la fase final como segundo del Grupo C detrás de Argentina, quedó eliminado en cuartos de final.
Cuatro año más tarde, en su país natal, llegó a su primera final después del buen papel que había realizado en el Mundial Sudáfrica 2010 llegando a cuartos. En Argentina se dio la curiosidad de que llegó a la instancia decisiva sin ganar un partido, pues empató los tres jugados por el Grupo B (Ecuador 0-0, Brasil 2-2 y Venezuela 3-3) y eliminó por penales a Brasil y Venezuela en cuartos y semifinales. La final, disputada en cancha de River, tuvo otro resultado categórico en contra: 0-3 ante el Uruguay del DT Oscar Tabárez.
Con el seleccionado "albiceleste", la historia tampoco cambió y Martino sumó dos frustraciones casi idénticas. En Chile 2015 deslumbró con su juego hasta la final, que perdió por penales (4-1). Y la edición del Centenario en Estados Unidos volvió a jugarle una mala pasada, perdiendo por penales (4-2).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia