Más allá de dejar una mejor imagen colectiva ante Brasil, en el empate 1 a 1 y sin las estrellas de Lionel Messi, Sergio Agüero, ni Carlos Tevez, Gerardo Martino deberá ajustar detalles para poder enderezar un barco que naufraga sin rumbo fijo, cuando el puerto de Rusia 2018 parece lejano.
Martino aún tiene ese "estigma" de no poder ganar con la Selección en el estadio Monumental pero, además, sabiendo que ha tenido el peor arranque de la Albiceleste en las eliminatorias.
En su favor se podrá decir que en estos primeros partidos ha tenido un sinfín de complicaciones, comenzando con la lesión de Messi y continuando con las de Agüero y Carlitos Tevez, sin mencionar la de los defensores Ezequiel Garay y Pablo Zabaleta y el mediocampista Javier Pastore.
Así y todo, frente a un Brasil que lejos está de ser un equipo acorde a su historia, Argentina supo imponer su juego, con posesión del balón en gran parte y con situaciones de gol que frente a Ecuador brillaron por su ausencia.
Está visto que el hombre de creación de este equipo, a falta de Messi, es Angel Di María, y al futbolista del PSG esa responsabilidad no le pesó, porque hizo jugar a sus compañeros y fue desequilibrante en varios pasajes.
Lo destacable también fue la recuperación que evidenció -pese a la falta de gol- Gonzalo Higuaín, junto a un Ezequiel Lavezzi que pudo imponer su desborde, pero ambos se quedaron sin piernas en la segunda parte del juego.
Argentina debe aprovechar al máximo el tándem Javier Mascherano y Lucas Biglia, pieza fundamental en el andamiaje del equipo, como quedó demostrado ante los "verdeamarillos".
El liderazgo del "jefecito" no se discute, pero además tiene a un Biglia que quita y distribuye y llega a posición de gol, acompañando siempre la jugada, lo que hace un aporte fundamental.
Tal vez en esta línea del equipo se deba encontrar aún a ese jugador complemento de Di María, porque Ever Banega fue intermitente y Erik Lamela estuvo poco tiempo en cancha como para determinarlo.
Pero lo fundamental es que luego de muchas idas y vueltas la defensa parece ir encontrando esos nombres que transmitan la seguridad de tener titulares y suplentes de igual calidad, algo que quedó demostrado ante Brasil.
Frente a la ausencia de Pablo Zabaleta, Facundo Roncaglia estuvo acertado a la hora de marcar a Neymar Junior. Pero también se mostró seguro Nicolás Otamendi como primer marcador central en lugar de Garay.
Aún es largo el camino.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia