La organización del clásico entre Gimnasia y Juventud arrancará hoy con una serie de reuniones entre los directivos millonarios y las autoridades policiales, para terminar de asegurar la presencia de hinchas del santo en la noche del viernes próximo en el Gigante del Norte y para definir los detalles concernientes al operativo de seguridad. La popular para el trascendental tercer clásico de la temporada tendrá el mismo valor que en el primer duelo en la Vicente López: 120 pesos. La preferencial costará 150 pesos y la platea alta 200. Las distribuciones serán las mismas que en los anteriores encuentros entre ambos.

Silba, el otro cañonero: "No tengo problemas en esperar"
Luis Silba arrancó como titular y perdió el puesto luego de una lesión. Ayer le tocó inflar la red para no perder la confianza.
“Siempre es lindo marcar un gol y esta vez estuvieron todos en la tribuna: mi señora, mi nena, mi suegra; fue especial. Pero es mucho mejor lo grupal que lo que yo pueda ofrecer individualmente. Hoy me toca verlo de afuera porque los delanteros titulares están derechos, me pone muy contento el andar del equipo. Mientras ganemos, no tengo problemas en esperar”, señaló.

Fabio Giménez: "No creo que este sea el techo"
El lateral, de muy buena labor ante el cuervo tucumano, se refirió a la goleada, al clásico y a lo que aún se debe el albo en el campeonato. “El equipo ha crecido, vamos de menor a mayor, pero no creo que este sea el techo, hay que seguir creciendo, sentirse ganadores sin confiarnos al extremo, podemos dar más. Queremos darle una alegría a la gente en casa en el clásico. El Chaucha nos pide ir por más siempre, ya nos pasó de ir ganando 2 a 0 y que nos empaten, eso no nos puede volver a pasar”, dijo.

El Chaqueño, cábala para el albo
Una presencia que no pasó desapercibida en el Gigante del Norte fue la de Oscar Esperanza Palavecino, el popular Chaqueño, uno de los hinchas más célebres que tiene Gimnasia. El “Zorzal del Chaco Salteño” posó para las selfies en la platea alta; aunque previamente motivó al plantel millonario en el vestuario y se dio un tiempo para saludar a su amigo Salvador Ragusa, DT de Concepción. La suerte se la dio al albo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia