Javier Mascherano, uno de los referentes del seleccionado de fútbol de Argentina, pidió esta noche que la final de la Copa América del sábado a las 17 ante Chile, en el estadio Nacional de Santiago, "no sea una guerra".
"No tenemos que meter a la gente en la política porque somos países hermanos. Esto es un deporte y hay que tomarlo como un divertimento y no como una guerra. Ojalá que todos entiendan esto", afirmó Mascherano, luego de la goleada sobre Paraguay por 6-1, en Concepción, por una de las semifinales del certamen.
"Entiendo que sea una causa nacional tanto para los chilenos como para los argentinos, pero no tenemos que perder de vista el respeto. Los principales protagonistas del espectáculo somos los jugadores y tenemos que dar el ejemplo. No tiene que haber agresiones ni violencia", agregó el santafesino.
"Chile va a salir a atacar, porque es un equipo frontal. No voy a decir cómo le vamos a jugar porque sería darle una ventaja", apuntó el mediocampista de Barcelona de España.
Mascherano, ex River Plate, se refirió a cómo jugó el partido ante Paraguay con el riesgo de recibir la segunda tarjeta amarilla (la primera se la sacaron ante Colombia en los cuartos) y perderse la final del sábado frente a Chile.
"Fui consciente del riesgo que corrí y el DT (Gerardo Martino) también. Pero como el equipo tuvo una actuación muy sólida no tomé el riesgo de meter la pierna de más. Hubo mucha solidaridad en la marca", reveló.
No tenemos que cambiar nuestro juego ni la idea que venimos construyendo en la Copa. Eso sería un error. Nosotros jugamos con pasión, con amor, y espíritu deportivo. Y así lo haremos también en la final", concluyó Mascherano.

    ¿Qué te pareció esta noticia?

    Sección Editorial

    

    Comentá esta noticia