Un barra brava de Lanús murió baleado en un enfrentamiento de facciones, ocurrido esta madrugada en una villa de ese distrito, en el marco de una interna feroz que lleva más de dos años.
La víctima fue identificada como José "Gallego" Fernández, de 51 años, según dijo a DyN una alta fuente de la Seguridad bonaerense.
Fernández es integrante de la barra oficial de Lanús, que lidera Diego "Fanfi" Goncebatte, y murió en el hospital Fiorito, adonde fue llevado por sus compañeros.
Por este hecho, la policía detuvo a tres hombres, una de ellas es Gabriel Soto, padre de Matías "Polaquito" Soto, jefe de la barra disidente, que también quedó detenido más tarde pero por tenencia ilegal de arma de guerra.
Soto padre quedó detenido en la comisaría segunda de Lanús Este, y el hombre habría admitido haber disparado en legítima defensa y en medio de una emboscada en la que habrían participado tres autos.
Soto circulaba junto a otro hombre, de apellido Farías, el otro demorado, a bordo de un Renault Logan último modelo, que quedó en el lugar del incidente en Cabral y Basavilbaso, de Villa Sapito, con varios balazos en la carrocería.
A decir por las fuentes, el padre del Polaquito habría dicho que la encerrona en el ataque fue desde tres autos con entre siete u ocho hombres a bordo.
La policía trataba de dar con un Peugeot 307, un Fiat Siena y una Ford Transit.
Al llegar el Comando de Prevención Comunitaria (CPC) de Lanús, tras un llamado al 911, apareció el Polaquito en una Ford Ranger, que al ser inspeccionado por los efectivos hallaron un arma calibre 40 por lo cual fue detenido por tenencia ilegal de arma de guerra.
En medio de la investigación por lo ocurrido, se supo que dos días antes, el 23 de diciembre, hubo otro enfrentamiento entre facciones del Granate en el que el Polaquito había sido herido.
La versión sobre la emboscada tiene su línea de coherencia puesto que ocurrió en Villa Sapito, que dominio del Polaquito.

De vieja data
Desde hace dos años la interna de la barra de Lanús es una olla a presión.
Es que el 26 de mayo de 2012 fue ultimado Daniel Sosa, integrante del grupo del Polaquito y desde allí éste le declaró la guerra a Goncebate.
La violencia en torno al club Lanús se dispara por todos lados, tanto en la gestión de Nicolás Russo como en la de Alejandro Marón, el primero afín a Sergio Massa, y el actual titular alineado con el kirchnerismo.
Marón se las vio en figurillas para explicar por qué el oficial inspector de la Federal Esteban Juárez, hijo del jefe de Seguridad del club, portaba un arma en la cintura la noche del 7 de noviembre, dentro de la cancha, lo cual está prohibido.
Marón, como Hugo Moyano en Independiente, dejó dias atrás que la barra oficial despidiera el año con un asado en el club.
Así lo demuestran fotografías publicadas en la cuenta de Twitter del periodista especializado Pablo Carrozza, al frente del programa Código de Barras, que se emite por la radio AM1240.
Goncebatte, jefe de la barra, fue miembro fundador de la llamada Hinchadas Unidas Argentinas (HUA) que armó el dirigente kirchnerista Marcelo Mallo antes del Mundial de Sudáfrica con el objetivo de convertir a los barras en dirigentes sociales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia