Gimnasia y Tiro se debate entre su acelerado crecimiento en materia de infraestructura y de su flujo societario y la urgencia y la necesidad del hincha del fútbol. Porque es muy difícil conformar al asociado y al futbolero a la vez. Y en este sentido el presidente del club albo, Marcelo Mentesana, en diálogo con Alentandooo hizo hincapié en la necesidad de dejar un patrimonio, un legado de obras y un espacio físico para que los juveniles se desarrollen, para luego buscar el éxito que sueñan sus hinchas. Y lo hizo en el marco de la presentación del proyecto de centro deportivo que se construirá en el espacio cautivo que el club posee detrás de la tribuna preferencial del Gigante del Norte, que tendrá tres canchas de fútbol sintéticas y un restaurante en la esquina de Leguizamón y avenida Bicentenario. En el futuro, esta obra será aprovechada como espacio de desarrollo para los juveniles de la escuelita de fútbol, pero también como una fuente de recursos a través de los alquileres de las canchas.
"Nosotros estábamos trabajando en construir una base sólida para ir creciendo de a poco. Y en el momento que deportivamente explotemos, Gimnasia ya no retrocederá. El trabajo que estamos haciendo es de base, estamos dedicándole mucho tiempo a esto. Nos falta mejorar el recurso humano, capacitar un poco más en todas las áreas. Se está formando una buena infraestructura y los deportistas están. Con capacitación y trabajo los éxitos deportivos llegarán solos", consideró Mentesana, para luego referirse al proyecto presentado, que estará parcialmente listo en noviembre de este año.
"La idea surgió porque en ese espacio entrenan los chicos de las escuela de fútbol y era una superficie que estaba en mal estado, así que viene a dar una mejor infraestructura para la formación de nuestros chicos. Y por otro lado nos permitirá generar recursos extraordinarios para el club. Allí se instalarán tres canchas: fútbol 5, fútbol 6 y fútbol 7. Este predio estará abierto a la comunidad. Los socios, para usarla, van a tener un precio diferencial, pero la idea es abrirla a la comunidad deportiva. Calculamos que en tres meses estarán las canchas. Y el resto bar será concesionado, por lo que el tiempo de ejecución dependerá de la inversión privada. Hay algunos ofrecimientos de gente que quiere explotar esa esquina, que quiere invertir en construcción", contó el titular albo.

Con recursos genuinos
Con relación al centro deportivo, cuyo plazo de inauguración es de alrededor de 90 días, Mentesana contó: “Tuvimos muchos ofrecimientos para tercerizar esto, pero quisimos hacerlo con fondos propios. También necesitamos sponsors para que estas obras tengan mayor rapidez. Cada disciplina tiene su proyecto”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia