El Gran Premio de China de Fórmula 1, que se disputa el domingo en Shanghai, permitirá responder a la gran cuestión en este inicio de temporada: ¿Confirmará Ferrari su regreso tras ganar en Malasia o Mercedes reivindicará su protagonismo?. Este jueves desde las 23.30 se realizará la primera tanda de practica; el sábado, a partir de las 4, se desarrollará la clasificación, mientras que el domingo será la carrera a las 3.
Sebastian Vettel, ganador en Sepang a finales de marzo en su segunda carrera con los colores de Ferrari, demostró que la Scuderia está capacitada para dar un salto de calidad después del lamentable papel que tuvo el año pasado. Ahora los monoplazas rojos deberán corroborar sus progresos en Shanghai para comenzar a hablar de un posible rival de Mercedes, cuando todavía quedan 16 carreras por disputar.
"Tuvimos un fin de semana difícil en Malasia", resumió Lewis Hamilton, el vigente campeón mundial, argumentando que hizo "mucho calor" y que tuvo "problemas" con su Mercedes el viernes. "Nada ocurrió como habíamos previsto", añadió sobre su rendimiento en la carrera de hace dos semanas. Más tarde la escudería alemana analizó lo sucedido y el campeón británico dijo que no tenía nada que lamentar sobre el Gran Premio de Malasia.
Ahora llega a China, un circuito en el que ha subido a lo más alto del podio en tres ocasiones; en 2008 y 2011 con McLaren y el año pasado con una Flecha de Plata.
"Es un desafío diferente, con respecto al de Albert Park (Melbourne) y Sepang (Malasia), pero lo aprecio mucho y se adapta bastante bien a mi estilo de pilotaje. Sólo he faltado dos veces al podio", añadió Hamilton sobre sus ocho participaciones en Shanghai.
En las 11 ediciones disputadas desde 2004 el palmarés lo dominan pilotos que han sido campeones del mundo. Sólo el brasileño Rubens Barrichello (2004) y el alemán Nico Rosberg (2012) se escapan a la norma.
Entre los candidatos al podio no hay que olvidar al finlandés Kimi Raikkonen. El veterano piloto, campeón del mundo en 2007 con Ferrari, protagonizó en Malasia una espectacular remontada desde el último puesto al cuarto y, como Hamilton y Vettel, ya sabe lo que es ganar en Shanghai.
Detrás de Mercedes y Ferrari, Williams espera disfrutar en China de las cualidades aerodinámicas del nuevo FW37, además de
la potencia de los motores Mercedes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia