La ciudad de Mérida, sede del partido de esta noche entre el seleccionado argentino y el venezolano, por la octava fecha de las Eliminatorias sudamericanas, se paralizó por el "día no laborable" que decretó el gobierno local.
Con motivo del regreso de la vinotinto a la ciudad andina luego de veinte años, el gobierno local decidió decretar el día "júbilo no laborable" para todos los empleados.
No obstante, la ciudad, uno de los puntos turísticos más importantes del país, recibió una gran cantidad de gente desde distintos puntos que desde temprano se acercaron a los sitios más atractivos como el teléferico, el
mercado principal, el jardín botánico y el parque zoológico.
A su vez, el trolebús, transporte que une a toda la ciudad, ofrecerá un servicio extendido hasta después de que termine el partido. Incluso, el pasaje será gratuito después de las 21.
El partido se jugará desde las 20.30 (hora de la Argentina, una hora menos en Venezuela) en el estadio Metropolitano de Mérida, que contará con un operativo de seguridad de casi 4.000 efectivos y otro de salud con más de 50 médicos que estarán en seis puntos aledaños.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia