El astro argentino Lionel Messi buscará tras su renuncia al seleccionado argentino de fútbol, de la que luego se retractó, resurgir de las cenizas como el Ave Fenix y dará su primer paso en este nuevo camino mañana desde las 20.30 ante Uruguay en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, por la séptima fecha de las Eliminatorias Sudamericanas.
"Se terminó para mí la selección" dijo el mejor jugador del mundo para sorpresa de colegas, hinchas y periodistas tras la derrota en la final de la Copa América Centenario por penales ante Chile el 26 de junio de este año en New Jersey, Estados Unidos.
Casi dos meses tardó la Pulga para retractarse a través de un comunicado en el que aseguró: "amo demasiado a mi país y esta camiseta" y en medio de la crisis institucional de la Asociación del Fútbol Argentino manifestó: "hay muchos problemas y no pretendo crear uno más".
Por eso el crack de Barcelona, de España, deberá emular al ave mitológica de plumaje rojo, anaranjado y amarillo incandescente (como el nuevo look en el cabello y barba de Leo) que se consumía por acción del fuego cada 500 años, para luego resurgir de sus cenizas.
Si bien Messi no vivió 500 años a sus 29 lleva doce como jugador profesional, durante los cuales obtuvo 19 títulos locales en el fútbol español y diez títulos internacionales que incluyen cuatro Ligas de Campeones.
Pero el sabe y se cuestiona más que nadie que tiene una deuda con la albiceleste con la que sólo logró la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.
La trilogía de finales perdidas, además de la ya mencionada, generaron que masticara bronca en la final del Mundial de Brasil 2014 perdida 1 a 0 ante Alemania y en la de la Copa América 2015 en la que Argentina cayó por penales ante Chile en el Estadio Nacional de Santiago.
Por eso, en línea con la analogía del ave mitológica es la Celeste y Blanca la que llevó al mejor jugador del mundo en la actualidad y uno de los mejores de la historia a ser consumido por el fuego de la presión y el fracaso.
Por eso Messi dijo basta, la frustración lo derrotó y en caliente tomó una decisión que duraría poco, porque el crack "se fue sin irse" (no se perdió ningún encuentro) ya que tras la reunión con el flamante DT Edgardo Bauza dejó en claro que quería estar, quiere otra oportunidad.
El mito del ave Fénix alimentó varias concepciones religiosas de supervivencia, el Fénix muere para renacer con toda su gloria y esa noche en New Jersey algo murió en Messi, algo se quebró, pero Messi busca renacer y empezará un nuevo recorrido con el Mundial de Rusia 2018 como gran objetivo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia