Lionel Messi dejará mañana por un momento de ser el "diez" del seleccionado argentino para convertirse en el "cien", ya que ese será el número de partidos que cumplirá vistiendo la Albiceleste, y como un designio del destino reservado solamente para las estrellas, alcanzará ese privilegio justo cuando en la Argentina se celebre el Día de la Bandera.
La Pulga, que el próximo miércoles 24 cumplirá 28 años, nació con un aura que además de convertirlo en el mejor futbolista del mundo por estos tiempos, lo llevó a romper récords sin parar a lo largo de su carrera, aún los más insólitos, como el registrado en su debut en el seleccionado argentino.
Es que justo el día de su presentación con la casaca argentina, aquel 17 de agosto de 2005, ya dejó una marca, aunque obviamente no fue la que él deseó ni mucho menos imaginó: se fue expulsado por el árbitro alemán Markus Merk a los 47 segundos de ingresar al campo de juego, en Hungría, donde la Albiceleste venció por 2 a 1 y José Pekerman lo habilitó para que tuviera su primera vez con la mayor. Nunca un debutante en la Selección se había ido tan rápido. Y fue él.
Pero precisamente la rapidez, y sobre todo con la pelota al pie, un sello que lo llevó a encumbrarse como el mejor de su especie, fue lo que lo llevó en los años posteriores a un meteórico ascenso hasta la cima del mundo. Llegaron después muchas conquistas con Barcelona, cuatro balones de oro para sus vitrinas personales, pero con la camiseta argentina siempre quedó una cuenta pendiente.
Ni el subcampeonato mundial del año pasado en Brasil alcanzó para saldar esa deuda y quitar definitivamente esa espina clavada en muchos argentinos. Por eso esta Copa América se le presenta al rosarino como una reivindicación.
Y aunque para muchos no le haga falta, él también lo toma así y lo refleja en sus dichos. "Llegar a los cien partidos con la camiseta argentina será una gran felicidad, pero yo quiero festejarlo el 4 de julio ganando la Copa, porque todavía no pude levantar ningún trofeo con la Selección mayor", confesó.
El hombre récord no tiene récords dignos de mencionarse con la camiseta de su país. Es el capitán de un barco generacional que hace rato quiere llegar al puerto de la gloria pero, por una cosa u otra, nunca lo logra.
Mañana, ante Jamaica, cuando Argentina cierre su participación en el grupo B de esta Copa América en Viña del Mar, Messi cumplirá cien partidos vistiendo la camiseta argentina. Cuatro días después llegará a sus 28 años de existencia. El 17 de agosto venidero celebrará 10 años como jugador de la selección. Pero a todos esos festejos cronológicos les falta la fecha de un título con la celeste y blanca. Quizá el 4 de julio lo sea. Por lo menos él lo desea como nunca.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia