Lionel Messi sigue izando la bandera argentina por donde va. El jugador más extraordinario del planeta e hijo pródigo de este suelo llevó al Barcelona de la mano hacia una nueva conquista gloriosa: el Barça se adjudicó de punta a punta la temporada 2014/15 de la Liga española gracias a una Pulga intratable y a un compendio de estrellas que conformaron, otra vez, como en el venturoso proceso de Pep Guardiola, un equipo sólido e imbatible que se consolida en el olimpo del fútbol mundial de la mano de su joven entrenador, propio del riñón barcelonista, Luis Enrique; pese a que aún le falta la ratificación veraz de ese privilegiado mote.
Es que el equipo culé, recientemente consagrado, ahora irá en búsqueda de la triple corona, consagración suprema que se dará en caso que venza al Athletic Bilbao a fin de mes por la final de la Copa del Rey, siempre y cuando también levante la codiciada "orejona" en la gran final de la Champions League que disputará con la Juventus el próximo 6 de junio en Berlín. 24 títulos en su carrera, con 27 años. 22 los ganó en el Barça y solo ostenta dos con la Selección: Mundial Sub 20 Holanda 2005 y JJ..OO. Beijing 2008.
24 títulos en su carrera, con 27 años. 22 los ganó en el Barça y solo ostenta dos con la Selección: Mundial Sub 20 Holanda 2005 y JJ..OO. Beijing 2008.
De la mano del crack argentino, autor de un nuevo gol que engrosa su récord, el Barcelona se impuso ayer por 1 a 0 al Atlético de Madrid de visitante en el Vicente Calderón, triunfo que le otorgó el prematuro y merecido palmarés a una fecha del final del campeonato, cuando para su principal verdugo, el Real Madrid, que paralelamente goleó 4 a 1 al Espanyol y quedó relegado a cuatro puntos, el Barça ya era inalcanzable.
Messi y compañía se adjudicaron la estrella número 23 de su rica historia en el ámbito español. Y su principal emblema en cancha, la Pulga, con 24 campeonatos sobre el lomo, pasó con este título a ser el futbolista argentino más ganador de todos los tiempos, superando incluso a el ex Independiente, River y Real Madrid Esteban Cambiasso, el actual volante del Leicester de Inglaterra que hasta ayer ostentaba 23 lauros en su rica carrera.
El astro rosarino, con una soberbia definición cruzada tras una genial elaboración colectiva, a los 19' del segundo tiempo, le dio el triunfo y el campeonato al conjunto azulgrana en la casa del colchonero, devolviéndole gentilezas y vengándose del equipo de Diego Simeone, que hace exactamente un año daba la vuelta olímpica en el mismísimo Camp Nou.
Barcelona quedó con 93 puntos en 37 fechas, una ventaja de cuatro unidades sobre el Real Madrid, que se impuso al Espanyol con triplete del portugués Cristiano Ronaldo y uno del brasileño Marcelo.
La Pulga, acostumbrado a naturalizar sus propios récords, llegó además a 41 goles en la actual Liga española, cifra que lo ubica en el segundo lugar de los máximos artilleros del torneo español detrás del portugués Cristiano Ronaldo (44).
Y ganó su séptimo trofeo liguero con el club catalán, en tanto que Javier Mascherano, otro emblema del Barcelona, consiguió su tercera estrella.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia