Lionel Messi confesó que la temporada pasada atravesó un año complicado por las lesiones pero que en el presente arrancó de otra manera y se siente muy bien.
El crack argentino confesó que la 2013/14 fue "una temporada irregular que intento olvidar rápido" y que ahora está "feliz de recuperar su mejor versión".
"Estuve mucho tiempo fuera por culpa de las lesiones y me perdí muchos partidos. Cuando volví nunca acabé de encontrarme bien. Fue un año que intenté olvidar rápido para recuperar mi mejor versión gracias a la alegría, el trabajo y el esfuerzo, como hice siempre, y, por suerte, ahora me encuentro muy bien", contó Messi en una entrevista con la página oficial de Barcelona.
No obstante, el capitán del seleccionado argentino rescató que el 2014 no fue "un año deportivamente malo" y que esa experiencia le sirvió para "aprender".
En la presente temporada, el rosarino lleva 45 goles en 44 partidos con los que ayudó al equipo catalán a pelear nuevamente en todos los frentes.
Durante el año corriente, el futbolista, de 27 años, convirtió tres goles en un partido en tres oportunidades pero recordó como el más especial cuando lo hizo en un clásico de 2007 ante Real Madrid (3-3).
"Fue muy especial porque fue la primera vez, y porque en ese momento ese punto hizo que siguiéramos manteniendo la ventaja aunque al final perdimos esa Liga. Además, cuando terminó vino Raúl y me felicitó", recordó.
En otro tramo, el ganador de cuatro balones de Oro se refirió a su vida personal y admitió que el nacimiento de su hijo Thiago le cambió la visión que tenía de la profesión.
"Antes perdía o hacía algo mal y no hablaba con nadie durante tres o cuatro días hasta que me pasaba la locura. Ahora pierdo un partido, y llego a casa y veo a mi hijo y se me pasa todo. Ser padre me ayudó a crecer, a no volverme loco por el fútbol y a pensar que hay otras cosas en la vida", concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial



Comentá esta noticia