La estrella del crack rosarino Lionel Messi no se apaga ni en los entrenamientos tal como sucedió este sábadp en la última práctica en Chicago donde complació a un puñado de fanáticos en el campus de la Universidad de Illinois.
Messi, quien anotó dos goles en la práctica y el viernes fue figura con tres tantos en la goleada 5-0 ante Panamá, acaparó el pedido de hinchas, los pocos que ingresaron al predio universitario, en busca de una foto o una autógrafo.
Sofía y Lautaro, de 8 y 10 años, respectivamente, lucieron orgullosos en sus camisetas "albiceleste", junto con otros privilegiados, la firma del mejor jugador del mundo. Ambos nacieron en Estados Unidos, son oriundos de Miami, pero con un fuerte lazo argentino.

Seleccion 2016 entrenamiento Messi y fan1.jpg

El astro rosarino se detuvo a firmar camisetas, posó para fotografias, en la salida del plantel al micro con destino al Park Hyatt Hotel de Chicago en las horas previas al viaje a Seattle, la sede del partido ante Bolivia del próximo martes que marcará el cierre del grupo D de la Copa Amérca.
Los hinchas no fueron los únicos que quedaron maravillados por la cercanía con Messi. Uno de los sparrings que lo enfrentó, el marcador central Christian Márquez, de 15 años, expresó su emoción: "Es increíble cómo se mueve, es muy rápido, muy difícil de marcar".
Márquez señaló que le resultó "diferente" el Messi que observa en cada partido del seleccionado argentino o del Barcelona de España, al que tuvo como rival en la calurosa práctica matutina que marcó 35 grados.
"Una cosa es verlo por la televisión y otra enfrentarlo. Messi es maravilloso, un gran jugador", indicó Márquez con la sensación de no haber caído en la cuenta del momento que vivió.
Luego de su acercamiento a la gente, Messi se retiró en soledad, con los botines en la mano, bajo el sol abrasivo de Chicago y se perdió en el ingreso al micro blanco que llevó al plantel al hotel. Metros atrás quedaron niños y grandes contentos por un gesto que no olvidarán el resto de sus vidas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia