Fue el debut de Lionel Messi en esta Copa América Centenario y lo hizo deleitando a todo un estadio que pidió, coreó y presionó para que el astro del Barcelona salte a la cancha.
Media hora le alcanzó a La Pulga para derrochar calidad y aportar su cuota goleadora con tres tantos que le abrieron el camino a la Argentina que no podía vulnerar a Panamá.
"Ojalá no se nos escape esta vez, es lo que deseamos todos", añoró Lío con una sonrisa marcada por su gran regreso, luego del golpe sufrido en la cintura durante un amistoso hace dos semanas frente a Honduras en San Juan previo al torneo.
El astro rosarino, más allá de no haber sido titular, jugó un encuentro inolvidable y fue el centro de todas las miradas en el estadio Soldier Field de Chicago en Estados Unidos con otra demostración de la idolatría que genera en cualquier parte del mundo.
Su primer ingreso a la cancha fue cuando los suplentes tomaron posición en el banco. En ese momento, recibió la primera ovación de los espectadores en la noche templada del magnifico estadio de la ciudad de Chicago con las luces de algunos rascacielos de fondo.
Tras el encuentro frente a los panameños, Messi destacó el trabajo de sus compañeros en un partido intenso donde la cancha no colaboró por estar seca y lenta.
"Había que ganar para conseguir el primer puesto y lo hicimos. Esto se suma al buen trabajo que hicieron mis compañeros en el debut contra Chile, que es un gran rival", resaltó Messi.
Por último, el futbolista del Barcelona, se refirió a la molestia que lo marginó del primer partido del certamen frente a Chile: "Estaba con dolor y pensamos que era lo mejor arrancar despacio. Me sentí cómodo y no sentí ninguna molestia, espero que todo siga así".
La función de Messi terminó con más aplausos. El actual genio del fútbol mundial pisó fuerte en su estreno en el certamen continental que el plantel se juramentó ganar. La Messimanía tuvo escala en Chicago y la historia continuará sin lugar a dudas en Seattle el próximo martes ante Bolivia.
Con los tres goles en Chicago, Lionel Messi llegó a los 53 goles en el seleccionado argentino y quedó tan solo a uno de Gabriel Batistuta (54), el actual máximo artillero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia