Miguel Ísola es de esos pocos jugadores salteños que tiene el orgullo de haber jugado la Liga Nacional de básquet, cuando integró el plantel de Unión de Sunchales en 2009/10. Ahora le toca defender los colores de San Isidro de San Francisco, el equipo de mayor eficiencia y más goleador de la primera fase del TNA. Hoy será rival de Salta Basket en el inicio de una nueva etapa.

Tras el Argentino de 2007, el ala pivote regresó ayer a la provincia que lo vio nacer y formarse como jugador (en 9 de Julio), y aprovechó su estadía para visitar a sus padres, saludar a amigos, ser entrevistado por El Tribuno y ¡hasta rendir dos materias en la Tecnicatura de Gestión de Bancos y Empresas Financieras! que hace a distancia.

Es indiscutible lo que San Isidro hizo hasta acá pero, ¿volviste porque sabías que se iba a armar un equipo para buscar el ascenso?

Volví porque en este club me tuvo Osvaldo Arduh, quien este año también regresó. Ya fui dirigido por él en este club, en Instituto, Unión (S). Hace como 10 años lo tengo de técnico y me siento muy cómodo con su trabajo.
Además, San Isidro es una institución muy organizada y llegamos rápido a un acuerdo. Me cerraba todo.

¿Los dirigentes te plantearon que el objetivo es aspirar a la Liga Nacional?

Hace varios años que intentan el ascenso y no se les da. Obviamente, cuando vi los nombres que se manejaban, sabía que esa era la aspiración. Ahora sabemos que si hacemos las cosas bien, vamos a estar cerca de ese objetivo.

Cuentan con nueve triunfos y solamente tres derrotas, hicieron casi todo bien en la primera fase, ¿cómo te imaginás la segunda?

La seguidilla de partidos va a ser mortal. Nosotros somos conscientes del trabajo que hacemos y también somos muy autocríticos. Corregimos los errores, le guste o no, a cualquiera.

En la vereda de enfrente vas a tener a Salta Basket, un equipo nuevo pero que representa a tu provincia, ¿qué te produce su crecimiento?

Para mí el Torneo Federal fue una alegría y seguí los partidos que pude por internet o leí su campaña por el diario. Es muy bueno lo que está pasando porque hasta hace tres años era todo igual como hace 15, cuando me fui.

¿De qué se deben cuidar ustedes del equipo de Ricardo De Cecco?

Ellos tienen grandes jugadores como Maximiliano Ríos y Gregorio Eseverri, entre otros. Además van a aprovechar la localía. Nosotros también vamos a proponer nuestro juego.

Por ser un equipo nuevo, ¿cuáles son las complicaciones que pueden tener los infernales?

Yo creo que pueden ser los viajes, porque es una provincia alejada al resto. Igual están haciendo las cosas muy bien y la gente lo sabe. Ver el Delmi lleno me produjo mucha felicidad. Mi papá fue a varios partidos y estaba muy contento.

Ahora te vas a reencontrar con varios conocidos...

Sobre todo con Federico Parada, que es un jugador de mi época. Seguramente me va a tocar marcarlo, como hace muchos años.

¿Pensás que lo que estás viviendo es un premio de lo que significa el básquet salteño?

Totalmente. Hace un tiempo hablé con Fede y le dije que se saque las ganas de jugar el TNA, ya que antes tuvo la oportunidad y por trabajo no pudo irse. Ahora leo en internet que los medios destacan su entrega y eso me pone muy bien.

Te fuiste a los 15 años, siendo muy chico, ¿ahora cómo ves el presente del básquet local?

Uno de mis mayores deseos es que el básquet de Salta crezca y le vaya bien. Hoy (por ayer) pasaba en el auto por 9 de Julio, mi club, y al verlo techado se me cayó un lagrimón. Me encantaría que dentro de poco tenga parquet.

Por todo eso, ¿jugar acá es especial?

Sí, especialmente porque van a estar mi familia y amigos en las tribunas, algo que no me ocurre siempre. Siempre es lindo volver.

¿Los salteños somos conscientes de lo que es el TNA?

Es una categoría muy linda que te da mucho prestigio tanto en lo personal, como a tu equipo y provincia.

¿Y cómo fue jugar la Liga Nacional?

Fue lo más lindo que me pasó como jugador. Jugar en las canchas de Peñarol, en Quimsa o en la Bombonerita, fue increíble. Me tocó enfrentar a jugadores que solo veía por televisión.
Además con Unión de Sunchales ascendí primero del Torneo Federal al TNA y después pudimos ascender nuevamente.

Tu nombre sonó fuerte a principio de temporada, ¿volverías a Salta Basket?

Siempre está en mi cabeza la posibilidad de volver. Algún día se podrá dar.

Si te llaman a jugar el Argentino para Salta, dirías que sí?

Siempre estoy a disposición, pero me encantaría tener más tiempo y entrenar a la par del resto del plantel. No me gustaría llegar a jugar sin trabajar, porque me pongo en el lugar de los otros chicos y no está bueno.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia