A Roberto Mancini todavía le duele el terrible pelotazo que recibió en la cara cuando el capitán del Inter Andreolli, despejó una pelota al lateral. El DT, que voló en forma espectacular, se levantó rápido y con una gran sonrisa en la cara. Claro que se llevó la ovación de todo el público neroazurro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia