Fernando Cavenaghi asegura estar viviendo días felices. Volvió a jugar al fútbol hace sólo 9 días luego de más de seis meses de inactividad por una lesión que llegó a ponerle un signo de interrogación al futuro de su carrera y en ese pequeño lapso River eliminó a Boca en semifinales de la Copa Sudamericana, partido en el que jugó algunos minutos, y en la última fecha del torneo local rescató al equipo con dos goles ante Banfield para dejarlo con opciones de pelear el título hasta la última fecha. Su doblete, claro, no fue uno más: llegó a los 101 goles en el millonario, club del que ya es el 10º máximo anotador en la historia.

De esos 101 goles hay uno que el Torito destaca por sobre el resto: "El que le metí a Boca en la Bombonera, en el 2004. Hubo muchos importantes, pero ese no se olvida nunca más. Fue el que me marcó para siempre", recuerda el ídolo en declaraciones a Olé 10 años después de aquel 1-0 que fue consagratorio.

Entrar al Club de los 100 era uno de los objetivos de Cavenaghi en su vuelta al fútbol pero ahora el desafío es colectivo. Con River en la final de la Copa Sudamericana y con opciones de revalidar su título de campeón en el torneo local, aunque sin depender de sí mismo ya que Racing le lleva dos puntos cuando restan tres en juego, el delantero señaló: "Ahora más que goles quiero seguir sumando títulos con esta camiseta, en este club".

El delantero que lleva disputados 182 partidos con la casaca millonaria sueña con jugar como titular la final de la Copa ante Atlético Nacional de Medellín (la ida será el 3/12 en Colombia y la vuelta el 10/12 en el Monumental) pero entiende que por su largo parate se perfila más como suplente: "Mis ganas están para apoyar desde el lugar que me toque. Sé que el equipo viene bien y si no me toca entrar en la final, los voy a bancar como siempre".

Ante todo, Fernando Cavenaghi es hincha de River y, como tal, desea profundamente volver a festejar un título internacional: "Sería especial. Y para mí además sería una especie de revancha, porque todavía tengo la espina de la final de 2003 con Cienciano (NDR: el club de Núñez perdió 4-3 en el global), por estar en el Mundial Sub-20. Es para valorar muchísimo que hayamos llegado a una final internacional después de tanto tiempo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia